Páginas vistas en total

miércoles, 25 de mayo de 2016

CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO DE ANDALUCÍA. La Historia  se repite.

El año pasado por estas fechas, La Junta de Andalucía debía a los CEE ayudas correspondientes a los años 2012; 2013 y las ayudas correspondientes a los últimos 16 meses (ene 14, abr 15).

A día de hoy La Junta de Andalucía debe a los CEE ayudas correspondientes a los años 2012; 2013 y las ayudas correspondientes a los últimos 17 meses (dic 14, abr 16).

El año pasado, para cobrar algo de la deuda, los CEE de Andalucía se movilizaron de forma masiva, hubo concentraciones en las provincias y se realizó una marcha a Sevilla a finales de año. En respuesta a esta movilización, La JJAA pagó las cantidades correspondientes a 2014 (solo 11 meses) y prometió agilizar los correspondientes a 2012 y 2013, a demás de constituir una mesa para negociar la normativa que agilizara los pagos y normalizara la situación. ¡Mentira!

De las cantidades correspondientes a 2012 y 2013, no se sabe nada.
De los pagos de las ayudas correspondientes a dic 14 a abr, 16 no se sabe nada.
La mesa de negociación está auto-saboteada. Se prometió en diciembre de 2015, se ha reunido una vez y toda la conversación se a supeditado a "La existencia de recursos presupuestarios".

De este proceso se desprenden, al menos las siguientes evidencias:

  1. El empleo en personas con discapacidad NO LE IMPORTA NADA A LA JUNTA DE ANDALUCIA.
  2. La Junta de Andalucía nos toma por tontos: (Leyes sin presupuesto; leyes con presupuesto que no existe; aplicaciones informáticas que no funcionan; papeles que se pierden; plazos que se incumplen....)
  3. Los representantes legítimos de los CEE de Andalucía fracasan en su reivindicación y se conforman con el resultado.
  4. Los CEE de Andalucía, asumen que para cobrar lo que les pertenece tienen que pordiosear durante años.
Mientras, en otras comunidades del Estado, no solo se realizan los pagos al día, sino que las ayudas se amplían (75% del SMI en Castilla León en lugar del 50% en Andalucía).

Ante esta situación consuetudinaria, los CEE de Andalucía se movilizan de nuevo, según parece si los incumplimientos, que son costumbre, se hacen ley, las movilizaciones deberán hacerse costumbre y convertirse en ley.

Si algo tienen claro los CEE, es que la razón está de su parte:
  • El desempleo en personas con discapacidad triplica el desempleo general.
  • Los CEE generan más del 75% del empleo para personas con discapacidad.
  • A día de hoy, los CEE de Andalucía dan empleo a más de 10.400 personas.
  • Andalucía está a la cola de España y Europa en este asunto. ¿Hay que conformarse?
  • ¿Alguna empresa puede asumir deudas de un importe del 40% de su presupuesto anual durante tanto tiempo sin resentirse?
No hay nada más triste que llevar razón y quien tiene, en teoría que hacerla valer, te toree miserablemente.

Si la puerta de la Junta de Andalucía está cerrada, habrá que llamar a otras puertas.

Continuará.....


sábado, 2 de enero de 2016

BREVE EXPLICACIÓN DE LA SITUACIÓN DE LOS CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO EN ANDALUCÍA.


Antes que nada, definiremos lo que es un Centro Especial de Empleo (CEE a partir de ahora). Es una empresa cuyo personal, al menos en un 70% tiene una discapacidad reconocida de al menos un 33%. Podríamos poner multitud de ejemplos, imagine que 56.000 de los 80.000 trabajadores de El Corte Inglés; 52.000 de los 75.000 trabajadores de Mercadona; o bien, 17.500 de los 25.000 trabajadores Banco de Santander, fueran personas con discapacidad, física, intelectual o sensorial. Bien entendido que el hecho de cumplir las reglas que se exigen a los CEE, no les libera de la obligación de trabajar con las reglas generales del Mercado. Es decir, los productos o servicios a cuya producción se dedican estas empresas, serán de la misma calidad que los de cualquier empresa convencional, ya que de otro modo no tendrían salida en el Mercado.

A nadie se le escapa que dada la singularidad de estas empresas, por las dificultades específicas de productividad y gestión fácilmente comprensibles, requieren de ciertas condiciones excepcionales que les permitan competir con empresas convencionales.

Estas empresas nacen en 1985 como consecuencia del desarrollo de la Ley de Integración Social de los Minusválidos publicada en abril de 1982. (LISMI a partir de ahora). En esta reglamentación, se establecen las siguientes líneas incentivables a modo de ayuda para su inserción eficaz en el Mercado: Las incluimos en una tabla comparativa para que se vea claramente su evolución hasta el día de hoy.

LINEAS INCENTIVABLES DE LA LISMI.          ESPAÑA 1985             ANDALUCÍA HOY.

1. Creación de empleo estable.                             2.000.000 Pts.                    0 €
2. Mantenimiento de empleo estable.             50% SMI+SS Patr.       50% SMI+ SS Patr.
3. Adaptación del puesto de trabajo.                    300.000 Pts.                         0€
4. Incentivo al reequilibrio financiero.               Según Resultados.                 0€
5. Ajuste personal y social.                                    200.000 Pts.                        0€

Difícilmente se encuentre una tabla más sorprendente en alguna parte. La LISMI la firmó Leopoldo Calvosotelo, último presidente español de UCD. Las competencias en materia de empleo se transfirieron a las Comunidades Autónomas y tras más de 30 años de gestión andaluza, estamos como refleja la tabla.

Pues aún hay más, la línea 2, actualmente el único compromiso  que reconoce Andalucía, se liquida como se acostumbran a pagar las deudas de la Administración Andaluza: Aun hay cantidades pendientes de 2012 y 2013, se está pagando lo de 2014 y hace unos días ha salido la orden que permite solicitar las ayudas de 2015, no es una errata, de 2016 ni hablar….

Naturalmente Andalucía va, muy destacada, la última entre las Comunidades Autónomas. 

viernes, 30 de octubre de 2015

ALGUNAS NOTAS SOBRE LA DISCAPACIDAD.

Por si este blog lo consulta alguien poco o nada vinculado con la discapacidad, hablemos de ciertos detalles y circunstancias que os pueden iluminar.

Las personas con discapacidad nacen pidiendo: 
SIN DISCAPACIDAD                                         CON DISCAPACIDAD

Va o no va a la guardería                     Se pide una guardería con recursos especiales.
Va al cole                                             Se pide un cole con lineas de integración.
Sale de casa o se queda en casa           Se pide a la comunidad una rampa en el portal.
Va por donde quiere.                            Pide al ayuntamiento eliminación de obstáculos.
Viaja en autobús o no lo hace.              Pide al ayuntamiento autobuses con rampa.
Quiere trabajar                                      Quiere trabajar.
Se apunta al paro (30% de paro)           Se apunta al paro (90% de paro).
Tienen vida sexual                                 Tiene vida sexual.
Sábado sabadete                                     ¡¡¡¡¡Una vez en la vida!!!!! ¿?¿?
Protesta                                                   No protesta.
A veces le hacen caso.                            No le hacen caso.
Vota y no parece servirle de mucho        Vota y no le sirve de nada.

¿Y por que no protestan? Pues no es tan difícil saberlo, De tanto pedir y pedir, de tanto penar y penar, la gran mayoría piensa consciente o inconscientemente que las cosas son así y la discapacidad tiene eso...Como casi todo en esta vida, hay un problema de educación. Gran parte de los problemas que tienen las Personas con Discapacidad, no se arreglarán hasta que las Personas con Discapacidad cambien su actitud y dejen de ver como natural lo que es discriminatorio y perverso.

¿Esperar 70  minutos al autobús cuando pasa uno cada 10 minutos?     ¡y una mierda!.
¿Aburrirse en un colegio que no aporta estímulos para él?                     ¡y una mierda!.
¿Buscarse un colegio a trasmano porque el que hay cerca no le vale?   ¡y una mierda!.
¿Un bonito piso en planta baja, sin vistas ni desahogo?                          ¡y una mierda.!
¿No poder visitar a un amigo porque no está previsto que tenga
 amigos sin discapacidad y por lo tanto su casa no se adapta?                ¡ y una mierda!
¿No poder trabajar porque la legislación vigente no se cumple?             ¡y una mierda.!

Por cierto esto último me recuerda que debes firmar esto inmediatamente y compartirlo de la manera más rotunda y eficaz posible.          https://goo.gl/7zqXM1      La Junta de Andalucía incumple sus compromisos con los Centros Especiales de Empleo y va a poner en la calle a 10.600 personas con discapacidad (ojo éstos son del 10% que si trabajan).

Volviendo al tema esto me recuerda una excelente película "Bailando por dentro" cuenta la vida de dos personas con discapacidad. En una memorable escena, después de una noche de juerga y con varias copas de más, deciden suicidarse tirándose al río, como hacen los suicidas locales, con tan mala fortuna que las barreras arquitectónicas les impiden lanzarse al cauce. Inmediatamente inician un proceso legal contra el ayuntamiento por discriminación. 

En otra ocasión contaremos la manera que tienen las personas que viven de la política de gestionar las peticiones que vienen del entorno de la discapacidad, maniobras de contención solo aptas para pipiolos.                                                                           
  

sábado, 18 de enero de 2014

Asociaciones versus centros

ASOCIACIONES VERSUS CENTROS, el conflicto está servido.

El movimiento pro discapacidad intelectual está organizado a base de asociaciones privadas y sin ánimo de lucro que comparten misión, visión y valores. Una inmensa mayoría de ellas están federadas a nivel autonómico y confederadas a nivel nacional.

Todas ellas o al menos todas las que yo conozco, han ido generando recursos propios al objeto de prestar servicios a las personas con discapacidad intelectual de su entorno. Gracias a medio siglo de historia y al esfuerzo, a veces lucha denodada de dichas asociaciones, las personas con discapacidad intelectual van ocupando su lugar en la sociedad. No se discute si tienen o no derecho a educación, salud o prestaciones sociales; incluso a nivel general se habla de integración aunque ésta se disipa totalmente cuando se termina el periodo educativo.

Volviendo a las asociaciones y en lo que se han convertido, fijémonos en lo que fue una asociación tipo y en lo que es a día de hoy. Grupo de personas que se definen a través de su misión, que genera un recurso para atender a sus hijos, por ejemplo una residencia, en la que se prestan servicios competencia de La Administración Autonómica, la cual establece un concierto con la asociación para que aquella gestione las plazas a un precio sensiblemente inferior al que costaría prestarla de forma pública.

Este aparente galimatías merece un análisis detenido y requiere en mi opinión una gestión muy delicada por las consecuencias negativas que tiene en la realización de la misión de las asociaciones.

La realidad actual de una asociación tipo es: Un tejido directivo cuya capacitación y competencia no está acreditada más que por ser familiar de persona con discapacidad intelectual, controlando a un equipo de profesionales, por lo común, bastante competente y con titulación, conocimientos y profesionalidad ampliamente acreditadas. Es más, el rol directivo en la asociación, se parece más a un consejo de administración de una empresa de prestación de servicios que a una entidad de carácter asociativo. Se puede decir más claro, los directivos de una asociación creada para promocionar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual, dedican su tiempo a controlar los centros propiedad de dicha asociación.

Llevado a un símil en el entorno educativo, supondría que cada grupo de padres de niños en edad escolar, empeñaran su esfuerzo en conseguir recursos para edificar una escuela, un instituto y una universidad; dotarlos de los recursos humanos necesarios y participar de su gestión mediante conciertos con La Administración, consiguiendo así que sus hijos disfruten de una educación de calidad. Muy pocos o ningún padre empeña su esfuerzo en este disparate, lo normal para un padre responsable es exigir de La Administración competente las plazas de escolarización necesarias y utilizar los cauces ordinarios de participación en la gestión de las plazas públicas o de concierto.

Volviendo a nuestras asociaciones y al rol directivo. ¿Que preocupa más a un  presidente?, pagar las nóminas, o el baremo de dependencia; un conflicto laboral en uno de sus centros o un retraso en un PIA; un impago que haga peligrar la viabilidad de uno de sus centros o una iniciativa parlamentaria de dudosas consecuencias para la discapacidad; financiación para terminar mi centro o personas con discapacidad sin atender.
Seamos sinceros y mirémonos en el espejo, ¿En que empleamos más tiempo los directivos? Es asuntos ligados al patrimonio y la gestión o a LA MISIÓN de nuestra asociación. No conozco ninguna asociación en cuya misión se incluyan términos como patrimonio, centros, servicios.... En el mejor de los casos estos términos pueden aparecer en los estatutos con un rango muy secundario.

Naturalmente, las cosas no son como son porque si, todo tiene su explicación. Es fácil agruparse entorno al bienestar de mi hijo como cosa muy concreta y muy difícil aglutinarse entorno al empeño de que cada persona con discapacidad intelectual pueda gestionar su proyecto de vida, o también más claro, una asociación sin centros tendría, en este país un pírrico futuro y posiblemente ningún socio o socios de insignificante compromiso.

Termino con la conclusión evidente. Tal y como están estructuradas las asociaciones aquí y ahora, hay cuestiones que condicionan a los directivos mucho más que la propia esencia de la asociación. Decir que hay cosas más importantes que la propia misión es un disparate de tal magnitud que requiere una solución definitiva. Tarde o temprano, se presentará la cuestión y los directivos tendrán que decidir ¿Qué decisión tomar si hay intereses contrapuestos? ¿Qué vale más? La viabilidad de un centro, la viabilidad de la propia asociación, o el derecho de una persona con discapacidad. La cosa no está tan clara y si a usted se lo parece, analice la intensidad de la reivindicación de los retrasos en los pagos frente a la intensidad con la que se reivindican los retrasos en los PIAS o el hecho de que no se concierten nuevas plazas desde hace años.

Este asunto no puede esperar, gestionar centros es legítimo, reivindicar es imprescindible, la gestión de centros debería ocupar el tiempo sobrante de la reivindicación, labor compleja donde las haya y no al revés. La solución requerirá tomar decisiones importantes y probablemente arriesgadas.

lunes, 30 de diciembre de 2013

2013 UN AÑO PARA RECORDAR.

Termina un mal año para la discapacidad y peor para la discapacidad intelectual. Durante este año, casi todos los actores con algún papel importante en este asunto hemos llevado nuestra incapacidad o incompetencia a niveles de excelencia. Entre todos hemos consentido que los derechos de las personas con discapacidad retrocedan varias décadas y lo que es mucho peor, las perspectivas inmediatas son nefastas.

La fatal circunstancia de que las personas con discapacidad intelectual necesiten de otras para que las representen, no es del todo ajena al deterioro de su situación, pues es ésta la causa de que se persigan objetivos distintos a la calidad de vida de las personas representadas. Intentaré explicar este asunto para aquellas personas que desde fuera no lo perciban claramente.

Aclaremos el tema:

1º) Estamos recogiendo los resultados de habernos empeñado en incluir a las personas con discapacidad intelectual en la Ley de Dependencia. Esta Ley se diseñó y desarrolló para ancianos que no pudieran valerse por si mismos y contempla apoyos para conseguir un mínimo de dignidad para estas personas en su etapa final. Lo que, desde el entorno de la discapacidad intelectual, vivimos como una victoria, está muy lejos de serlo. Aquella ley que se gestó con el nombre de “Dependencia”, no se transforma solo con un cambio de nombre, añadirle “Promoción de la autonomía personal”, no altera su espíritu. Esta ley sigue siendo una herramienta de cuidado y no de estímulo, útil por tanto para quien llega a un nivel de deterioro importante pero no para quien requiere que se estimule su autonomía.

Hemos visto lo fácil que resulta usurpar el derecho de los ciudadanos con discapacidad intelectual, simplemente actuando sobre el baremo de dependencia. Con solo unas preguntas básicas, declararemos independiente a quien puede abrir una botella, vestirse, comer y lavarse aunque no sepa que botella abrir, que ropa ponerse, cuando comer o donde lavarse. Y lo que es mucho más grave, sin preguntarle siquiera que quiere hacer con su vida. No resulta tan disparatado cuando se trata de un anciano que ya no puede lavarse o comer, pero es un disparate cuando se trata de una persona de 20 años con discapacidad intelectual, donde la evidencia nos dice que mejoran con la debida atención y tienen derecho a crecer como persona.

2º) También hemos visto lo miserable que puede llegar a ser La Administración y lo poco que le importan las personas con discapacidad. Ha cerrado la ventanilla de La Dependencia. No se ha concertado ni una sola plaza, no se ha asignado ni un solo recurso en Andalucía desde hace tres años, salvo aquellas que lo han sido por orden judicial (faltaría más). Esta maniobra condena a las personas con discapacidad intelectual a permanecer en sus casas sin la atención a la que tienen el derecho que les otorga la ley, que a su vez obliga a La Administración.

Son personas con discapacidad intelectual que terminan su periodo de educación obligatoria y que acto seguido desaparecen de la sociedad. Imaginemos que se cierra por tres años la ventanilla del Registro Civil, La Administración se evitaría generar recursos para los nacidos en ese periodo (Pediatras, guarderías, escuelas...), simplemente, esos niños no existirían y por tanto no tendrían derecho a nada, con el importante ahorro para las arcas del Estado autonómico.

3º) CERMI Vs FEAPS. El movimiento asociativo pro discapacidad intelectual, ha visto desplomarse su federación FEAPS Andalucía. El crecimiento desmesurado de la estructura federativa, nos ha colocado en una situación en la que solo éramos capaces de autofinanciarnos en un 10%, necesitando no solo de financiación específica para el funcionamiento (del orden de 700.000€/año en los últimos años solo para que giren los engranajes y que por tanto no se destinan a atención directa a las personas), sino lo que es más grave, asumiendo que cualquier estratagema es válida para la financiación de nuestra estructura, confundiendo programas de empleo y formación con recursos humanos directamente.

Se solicita subvención de mantenimiento a La Administración autonómica y se aceptan programas de formación y empleo cuyas cifras objetivo no incluyen resultados concretos sobre contratos a personas con discapacidad sino que el propio programa se traduce en recursos humanos ex profeso, es decir número de técnicos contratados para ejecutarlo.

El auténtico desplome de la organización se ha producido sin necesidad  de cortar la subvención de mantenimiento (amenaza usada con suficiente frecuencia), solo ha habido que suspender programas de formación y empleo y la organización no ha podido librarse del personal adscrito a dichos programas que sorprendentemente eran fijos en plantilla. Curioso paralelismo con la financiación sindical destapada en Andalucía.

Con esta sencilla estratagema, La Administración mete la discapacidad intelectual en el redil del CERMI, entidad debidamente paniaguada por la misma Administración y por tanto, interlocutor más deseable en lo que a la cosa de la reivindicación se refiere.

4º) Reivindicación Vs. Negocio. Vendría bien que el movimiento asociativo se tomara un tiempo de reflexión sobre este tema.

Las asociaciones que constituyen el movimiento asociativo pro discapacidad intelectual, son, fundamentalmente entidades prestadoras de servicios a personas con discapacidad intelectual financiadas por La Administración autonómica, titular de las competencias en materia social. No fue éste, sin embargo, el origen de dichas asociaciones que se constituyeron, en su día como entidades de reivindicación a favor de  las personas a las que representaban.

Con el paso del tiempo, la prestación de servicios y con ello las complicaciones propias del negocio: Empleados, patrimonio, nóminas, ingresos, gastos, gestión... han crecido y representan el núcleo duro de la actividad de las asociaciones, relegando la actividad propiamente asociativa a un lugar testimonial. Es habitual que directivos sin conocimientos, competencia, oficio ni responsabilidades reales en la gestión de los recursos de la asociación, desempeñen papeles de gestión pura y sean gerentes de facto.

La evolución mencionada ha convertido la reivindicación en una serie de tibias declaraciones sin la más mínima repercusión social cuando no son directamente manipuladas por la clase política dominante.

En nuestra opinión, la actividad asociativa propiamente dicha, debe diferenciarse claramente desde todos los puntos de vista de lo que es puramente negocio ya que el apellido “sin ánimo de lucro” no altera lo que es un negocio en si mismo con criterios puramente empresariales: Ingresos, gastos, calidad, clientes, proveedores..... Claro que... es fácil aglutinar padres en torno al centro donde está su hijo pero sin embargo es muy difícil aglutinar a esos mismos padres en torno a una idea abstracta de bien común, sociedad justa y derechos de personas que no conoce. Las raíces de Asociación y Sociedad Limitada, entran en conflicto sutil.

Harían bien nuestras asociaciones en no descuidar lo fundamental a favor de lo importante, máxime cuando todos los papeles están ya inventados. Dirijan los dirigentes y gestionen los gestores. Dirigir a los gestores no es gestionar, dirigir requiere no solo conseguir que todos los miembros del equipo funciones y hagan su trabajo con eficacia. Los dirigentes también tienen trabajo, deberían concentrarse en hacerlo en lugar de hacer el de los gestores. Un ejemplo claro: una reivindicación eficaz y efectiva.

Recordemos este año 2013... para no repetir....
Brindemos por un 2014 cargado de desafíos.





miércoles, 26 de junio de 2013

No saben jugar

Otra vez más pillan haciendo trampas a la Junta de Andalucía. Resulta que aquello de expropiar los pisos en casos de desahucios inconvenientes, no vale. Esto perjudicaría gravemente a los bancos y a la recuperación económica y no sé cuantas cosas más.

Con independencia de la simpatía que se tenga por los bancos que sería objeto de infinitas publicaciones, la clave del asunto está en las reglas de juego que sigue la Administración andaluza. Aquí se toman decisiones y se publican a los cuatro vientos, sin resolver asuntos tan insignificantes como si la decisión es legal, adecuada o simplemente posible; se decide sin contar con los recursos necesarios y sin reglamentar las soluciones. El proceso se llama "Que salga el sol por Antequera". Muy andaluz por otra parte.

De este modo se acuerda: Expropiar pisos que ya se pagarán cuando se pueda, dar tres comidas al día a niños en exclusión social que ya las pagará alguien; conceder las becas que el estado retira que ya las pagará alguien......

Señores políticos andaluces, Sr. Griñán llevan sin pagar su deuda con los centros especiales de empleo 21 meses, deben a las personas con discapacidad intelectual casi 100 millones de euros.... ya se pagará cuando se pueda.

Pues yo creo que ya es hora de que todos ustedes dejen su inmenso tablero de Monopoly y se bajen al mundo real. En el mundo real, la gente paga sus deudas y cumple sus compromisos. En su partida de Monopoly, la cosa funciona según las reglas que ustedes mismos ponen y que siempre beneficia a su equipo y las consecuencias son intrascendentes.

Claro que ustedes proclaman sin recato la legitimidad que les dan las urnas, bula que les exime tanto de competencias profesionales como de responsabiilidades reales y les permite vivir a costa del resto de los ciudadanos. Yo me apunto a la antológica frase de Nelson Mandela, no la recuerdo textualmente pero decía algo así como: La democracia si no se respetan los derechos y no se cumplen las reglas, es una cáscara vacía, aunque puedas votar.

Sr. Griñán deje de jugar y venga al mundo real.




viernes, 21 de junio de 2013

Adelgazar la Administración

Hace unas semanas leí una conferencia de un economista español residente en U.S.A. Me sorprendió que empezaba comentando que la ciudad donde él reside, no tiene alcalde. Se trata de una ciudad del tamaño de Getafe y su gestión se encomienda a un gerente, elegido por la ciudadanía, que no pertenece a ningún partido y con la misión de que administre la ciudad con criterios de eficacia y eficiencia. Se extendía un poco en cuestiones de transparencia, publicación de cuentas en Internet y demás detalles que nuestros equivalentes considerarían, probablemente atentatorias contra la intimidad que un gestor público tiene por derecho propio.

Esto viene a colación del impulso que desde el gobierno se le pretende dar al adelgazamiento de las Administraciones. Entrando en faena y al hilo de lo que nos interesa que es la discapacidad intelectual.

¿Para que sirven los delegados provinciales de las consejerías de la Junta de Andalucía? ¿Para que sirve el delegado provincial del gobierno andaluz?. Mil veces nos hemos reunido con delegados diversos, a los que hemos planteado problemas muy concretos para los que siempre nos han dado la misma respuesta: Actitud comprensiva, idéntica declaración de impotencia y buenos deseos para que nuestro futuro nos sea propicio, cuando no una explícita ignorancia de la realidad de la situación y por supuesto una negativa total a poner el dedo en la llaga y remangarse para poner soluciones, obvias por otra parte. Para más inri, siempre aparecen acompañados del funcionario de mayor rango de su corte que es la persona que realmente conoce la situación y parece capaz de acometer acciones concretas.

Se me ocurre que podríamos eliminar a todos los delegados provinciales de las consejerías, se eliminan 8 sueldos, 8 coches oficiales, 8 choferes, 8 despachos, 8 secretarias, etc...Al final, se eliminan unos cuantos gastos por cada provincia y cada consejería. A cambio se pierde la ventaja de que la correcta gestión de los servicios, sea modulada por intereses políticos. Me explico: Si lo que procede en ciertos casos como por ejemplo la deuda que Salud y Bienestar Social tiene con cada una de las personas con discapacidad intelectual de más de 4 meses de servicios, es DAR UN PUÑETAZO EN LA MESA Y EXIGIR EL CUMPLIMIENTO DE LOS COMPROMISOS DE LA CONSEJERÍA, no será un fiel portaviandas nombrado precisamente para decir: "SEÑOR, SI SEÑOR", quien lo haga. Si nos referimos a la paralización total de los PIAS (reconocimiento del derecho que las personas con discapacidad tienen por ley), tampoco dará ese puñetazo., Si nos referimos a la deuda de 20 meses que la consejería de Empleo tiene con los centros especiales de empleo, ni que decir tiene que tampoco.

Pues si, nos va quedando claro que puede ser mas complicado, callar la boca de un funcionario que sabe lo que hay que hacer y conoce la urgencia de la situación y cuya misión es precisamente hacerlo y dar solución, que callarsela a quien desde su posición de Fiel Colaborador, está ahí puesto para, precisamente modular con criterio político lo que solo requiere soluciones de gestión pura.

Nos preguntamos ¿que tiene que ver el reconocimiento del derecho de una persona a un recurso social con que el gobierno central sea de un signo diferente al gobierno autonómico?.Probablemente sera más complicado ordenarle al funcionario de turno que no firme aquello que es de justicia, que ordenárselo a quien se pone a dedo con el único objetivo de decir "SEÑOR SI SEÑOR".

¡Adelgacemos la Administración!